¿Cuál es tú debilidad?

A pesar de ser una de las preguntas cliché en una entrevista, los reclutadores siguen haciéndola ya que tu forma de responderla puede ser muy reveladora. 

CÓMO NO RESPONDER:

→Convirtiendo una debilidad negativa en positiva.

Este consejo ya se transformó en un “viejo truco” pues el entrevistador lo ha oído en varias ocasiones, sabe que probablemente estás mintiendo.  

Ej: Soy muy perfeccionista.

→Negarse a responder la pregunta.

Demuestra poca preparación de tu parte para enfrentar la entrevista.

→Revelando una debilidad que genera advertencia.

El exceso de sinceridad te puede jugar en contra, no puedes confesar una debilidad que dificultaría tu capacidad para el cargo.

Ej: Me cuesta levantarme temprano para llegar al trabajo.

CÓMO SÍ RESPONDER

→Selecciona una debilidad que sea relativamente menor y remediable. 

Es decir, una debilidad que puedes mejorar a través del trabajo y la motivación.

Ej: "Me pongo nervioso cuando hablo en público". (Es una debilidad que, trabajando con perseverancia, se puede mejorar)

Lo importante es que luego de responder tu debilidad, menciones las medidas que ya has tomado para mejorar esa área, demostrando tu iniciativa y tu motivación para seguir creciendo personal y profesionalmente.

Mucho Éxito!